Por el placer de escribir

Hace un mes SOPHOS tuvo el agrado de recibir a Fernando Grajeda para presentar su nuevo libro Un plan sencillamente perfecto. En esta ocasión, luego de la publicación, comparte su experiencia del placer por escribir.

por Fernando Grajeda*

Muchas personas me han confesado que tienen el sueño, el deseo o la gana de poder escribir un libro. Yo les digo que lo más importante es querer hacerlo (como todo en la vida). Pero también sé de primera mano que el aventurarse a retar a una hoja en blanco puede ser una tarea muy difícil porque mientras uno se enfrente a esa hoja en blanco surgen muchas preguntas como: ¿qué escribo?, ¿cuál es mi estilo?, ¿por dónde empiezo?, etc, etc, etc.

Es por eso que les sugiero (de mi propia experiencia y que no significa que sea la única “fórmula”) los siguientes pasos:

  1. Tener las ganas de escribir: aunque solo creas que escribes para ti y que solamente escribas en un diario cosas que crees que son “irrelevantes”, pero tienes esa gana de aventurarte a escribir un libro (lo publiques o no), no intentes hacerte el ciego ante este deseo en tu interior y ACTÚA!
  2. Realizar un curso de escritura creativa, periodismo, cuentos cortos, etc: para esto pueden investigar sobre cursos de escritura en universidades o academias en su país, o incluso existe la opción de hacerlo “online” con contrapartes internacionales. La ventaja de hacer un curso como éste es que le da al escritor las herramientas para poder ordenar sus ideas y aprender lo más importante de cómo desarrollar una historia, la creación de los personajes, mejorar las técnicas de descripción que es tan importante en la narrativa.
  3. Sé disciplinado/a y aprende a estar solo/a: lo más importante para poder empezar, desarrollar y finalizar un libro es tu disciplina como escritor. Aunque te tardes años en terminar tu historia, no la dejes de lado y cree en lo que escribes. Página a página podrás irte dando cuenta de tu crecimiento como escitor y si crees en tu historia, te dejarás llevar por la creatividad. Sin embargo, deberás “sacrificar” fines de semana, vacaciones, etc, y te verás aislado de la sociedad por momentos ya que todo escritor necesita de la soledad para poder inspirarse y crear.
  4. No sueñes con publicar… que sea lo que tenga que ser: personalmente nunca escribí con la intención de publicar, sino para poder demostrarme que yo era capaz de lograr esto. Creo que de esta forma nos quitamos presión y dejamos que la imaginación y la creatividad fluyan sin ningún tipo de expectativa. ¿Qué es lo “peor” que pueda pasar si no me publican mi trabajo?.  Lo “peor” que puede pasar es que te demuestres que eres capaz de lograr algo insólito en tu vida, que demostraste disciplina y paciencia alcanzando tu sueño. Y en el “peor” de los casos puedes imprimir 10 libros y compartirlo con la gente que más quieres y siempre quedará inmortalizado tu esfuerzo. Dependiendo del país donde vivas dependerá la oportunidad que tienes para publicar tu obra, pero inténtalo. Haz una búsqueda de las editoriales donde vives y ponte en contacto con editoriales en tu pais y en el extranjero. Lo que sí te recomiendo es que antes de enviar cualquier texto a alguna editorial que la registres en el Registro de la Propiedad Intelectual donde vivas porque es importante cuidar tus derechos como autor. Y si no es la primera obra que se publica y es tu pasión escribir, continúa escribiendo porque no lo haces para comer, sino porque es una pasión en tu vida que te realiza!!!
  5. No te compares con otro escritor, porque todos somos seres únicos en esta vida: uno de mis miedos al iniciar esta aventura fue que mi estilo fuera similar al de otro escritor, pero poco a poco me dejé llevar y creí en lo que escribía. Recordemos que cada ser humano es totalmente diferente, de otra forma… ¡qué aburrida sería la vida! Y además hay tantos temas y géneros sobre los que escribir que cada quien puede innovar y dejar su propia huella en el mundo literario.
  6. Escribe con el corazón y con la convicción que lo que escribes es TU obra: no hay nada más satisfactorio que poder ver (publiques o no) páginas impresas con tus palabras, de tu inspiración, de tu creatividad. Pero creo que todavía es más satisfactorio si lo que escribiste salió del corazón (sea una novela, un articulo o una historia de “thriller”) y que te sientas satisfecho de tus palabras, párrafos, capítulos… de tu libro. Y no hay nada más satisfactorio que poder compartir un mensaje (sea cual sea) con gente que te conoce y con la que no te conoce y que le puedas llegar a ellos al corazón. ESE es el mejor regalo que puede recibir un escritor: que tu mensaje le llegue a la gente. Y si no le llega, que por lo menos disfruten de la lectura.

Ojalá esto los ayude a sacar al escritor que hay dentro. Si alguien quiere conocer más detalles o preguntas que puedan tener respecto a esto, no duden en contactarme. Les dejo una fotografía de otro de mis grandes héroes: el ganador del Premio Nobel de la Paz y guatemalteco como yo, Miguel Ángel Asturias.

Un abrazo,

Fernando

 

 

 

*economista y escritor

Esta entrada fue publicada en Autores, Escribir y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.