La mujer invisible, la responsable de la sección de geografía

Escribir es sexual.

Uno no se encierra diez horas al día para escribir si todo va bien en la vida. La escritura solo llega cuando algo no funciona. Si todo el mundo fuese feliz en la tierra, no se escribirían más que recetas de cocina y tarjetas postales, no habría ni libros, ni literatura, ni bibliotecas.

Esta entrada fue publicada en Escribir, Leer, Libros, Narrativa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.